En 1995 Campo Claro abrió la tranquera como un pequeño establecimiento familiar con elaboración artesanal de harinas integrales y aceites prensados en frío, continuando un trabajo que ya lleva 25 años dentro de la agricultura orgánica.

La cuestión de la calidad  de los alimentos se transformó entonces en el eje de su trabajo y en la definición de sus ideales.

 

 

En Campo Claro, familia y colaboradores se dedican con especial atención a cada una de las diferentes etapas de procesamiento: del grano a la harina, de la molienda a las pastas, de la semilla al aceite, del pelado y arrollado de los cereales, del fraccionamiento y envasado, etc.

Manteniendo las características iniciales, Campo Claro puede sostener hoy la vocación original por la investigación y perfeccionamiento permanentes en la elaboración de genuinos alimentos saludables. Los ideales de su fundador, Harald Witomir Tomys (1964-2007), alientan a todo el equipo de trabajo quien los asume como propios manteniendo viva su memoria.

 


¿DE DÓNDE PROVIENE LA MATERIA PRIMA?

En Campo Claro nos ocupa el origen de los alimentos que elaboramos. La materia prima proviene de campos orgánicos certificados.

Un campo orgánico es un organismo vivo (vivo, vital, sano) donde el agricultor fortalece y mantiene la fertilidad de la tierra con adecuados métodos de labranza, abonado y selección de variedades vegetales. Sin utilizar productos de síntesis química, recrea el medio donde las plantas pueden manifestar su potencial arquetípico, considerando sólo los factores biológicos y dinámicos.

La calidad superior de los alimentos no se obtiene agregando otras sustancias o haciendo una corrección posterior sino que surge de los procesos que ocurren en la planta misma por su precesamiento y maduración.

Es por eso que en Campo Claro el seguimiento de las semillas a procesar se realiza desde la siembra: en diálogo continuo con los productores sobre las variedades apropiadas, el cultivo, la cosecha, el almacenamiento y el transporte.

Una vez en el establecimiento, los cereales y oleaginosas se guardan en silos aireados vigilando temperatura y humedad para su adecuada conservación.

Y recién quedan preparados para la elaboración propiamente dicha luego de una doble limpieza por zarandeo y ventilación.

 

 

 

 

ALIMENTOS INTEGRALES

Cereales y harinas:

El todo es más que las partes. Los alimentos con calidad de vida deben portar en su plenitud todas las propiedades que les son connaturales. Los alimentos que mantienen su integridad, es decir que su estructura natural no fue modificada, responden a esa exigencia, por ejemplo: los cereales integrales y los aceites prensados en frío, no han sido desnaturalizados. El refinado es hoy la causa de la desvitalización y la degeneración de las funciones orgánicas esenciales.

En Campo Claro los procesos de elaboración son simples y cortos. Los alimentos mantienen sus aromas y sabores originales. La producción acompaña a la demanda: los productos se entregan recién procesados. Los granos de trigo pan, trigo candeal y centeno se muelen íntegros y en un solo paso, para todos los tipos de harina. Un sistema de refrigeración en el molino garantiza que la calidad del gluten sea óptima.

La elaboración de las pastas Campo Claro se realiza también en forma cuidada y artesanal, sólo a base de harina integral de trigo candeal y agua.

A los cereales pelados (avena y mijo) se les quita la cáscara exterior más dura, se limpian y clasifican, eliminando restos del pelado, polvo, pelusa, semillas de malezas y granos quebrados.

Aceites:

Los aceites de primera presión en frío de girasol y de lino, con sus propiedades peculiares, son alimentos esenciales: aportan nutrientes que el organismo no puede elaborar por sí mismo a partir de otras sustancias (los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 y Omega 6 y la vitamina E).

La primera presión en frío (inferior a 40 ºC) garantiza que el aceite conserve las mismas características biológicas que tenía cuando se encontraba en su "envase original": la semilla.

En Campo Claro la extracción de aceites prensados en frío continúa realizándose en forma simple y artesanal. Las semillas limpias se llevan a la prensa, un extrusor de tornillo, vigilando que la temperatura generada por la presión no supere los 40 ºC para asegurar la estabilidad molecular de los ácidos grasos poliinsaturados. Durante varios días el aceite bruto decanta naturalmente en tanques de acero inoxidable Luego se trasiega por intermedio de un filtro inerte y se envasa en botellas de vidrio oscuro. El refinado se hace innecesario y el aceite conserva el suave sabor propio de la semilla de la cual proviene.

 

Alimentación saludable, consciente. Alimentación curativa.

Campo Claro desea ayudar con su trabajo a que cada consumidor puede llavar adelante su propia dieta (del griego: "diaita", conducta de vida). Una dieta elegida conscientemente, sabiendo que el alimento es la base de la salud y la salud la base de su hacer en el mundo.

El hombre sano es un hombre que irradia ese bienestar a sus familiares, a sus amigos, a la comunidad; un hombre que resiste las adversidades, despierto a las necesidades de los otros, creativo, transformador.

También el alimento sano es alimento sanador, complemento importante de los procesos de curación. Aquí es su médico nutricionista quien lo ayudará a elegir los alimentos que le provean los nutrientes específicos que su organismo necesita. Valiéndose de una alimentación curativa podrá contrarestar la enfermedad.

Un alimento Campo Claro es un alimento vital y terapéutico.

 

"Habría que tener en claro que la humanidad debe orientarse
hacia una alimentación cada vez más consciente"

Rudolf Steiner
 

 

 

Copyright © 2013 Molino Campo Claro. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por:
NM Comunicaciones ™ Buenos Aires. Argentina